5.1.16

ESMALTE PERMANENTE SHELLAC

¡¡¡Buenas noches y feliz año nuevo!!!

Como ya os he contado en mi otro blog "Ruteamos", este año uno de mis propósitos es conseguir actualizar los blogs a menudo, con cierta rutina. Entonces, si todo va bien y no hay ningún inconveniente ni ningún problemilla, este blog tendrá una entrada nueva cada miércoles - menos este próximo miércoles, que ¡¡¡vienen los reyes!!! -.

¡¡¡A lo que iba!!! Que me pongo a hablar  - aunque sea sola - y no paro. 

Hoy os traigo una review de mi experiencia con las uñas Shellac. ¡Allá vamos!


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Los que me conocéis - y los que no ya iréis viendo - sabréis que tengo predilección por los pintauñas. No soy una persona que se suela maquillar ni que me suela cuidar en exceso, pero las uñas -y las manos en general- son una de las cosas que miro  mucho por ellas. 

Debido a mi trabajo - estoy todo el día enfrente de un ordenador - las uñas se me suelen despintar por la parte superior, por la punta - lo que yo le llamo desconchar-, así que cuando descubrí el Shellac y todo lo que traía consigo no dudé en apuntarme al carro. 

¿Qué es el Shellac o el esmalte permanente?

El esmalte permanente es un esmalte que, si se aplica de forma correcta, puede durar hasta dos semanas o más. Lo llaman permanente porque "dura toda la vida", pero la uña crece y el crecimiento se ve... Para muestra un botón:


El Shellac  es una marca de esmalte permanente. De marcas hay muchas pero quizás esta es la más conocida por la calidad de su producto... y por su precio - cada bote de esta marca cuesta unos 20€ mínimo-.

Para no haceros un lio, a partir de ahora, hablaré de esmalte permanente.

¿Hace falta alguna preparación especial de la uña?

Si, si y si. Es importante limarlas bien y, a ser posible, dejarlas ligeramente redondeadas ya que así el esmalte dura más - la forma cuadrada tiende a desconcharse con más frecuencia -. A parte es muy importante quitar las pieles que podamos tener en el reborde de la uña y cuidar y tratar las cutículas, así evitaremos que el esmalte se levante al crecernos alguna pielecilla que podamos tener. 

Yo, por mi parte, añado que mejor no ponerse crema en las manos o aceite de cutículas en las 2 horas previas a la aplicación del esmalte. Tener crema o aceite puede hacer que salte el esmaltado cuando se seca. 

¿Cómo se aplica el esmalte permanente?

El esmalte permanente se distingue del esmalte tradicional no sólo por su duración si no también por su aplicación y por las herramientas que necesitamos.
Con este tipo de esmaltado no podemos aplicar el color directamente sobre la uña. Primero se aplica una capa base, lo que llamamos el Base Coat que protege la uña de la agresión de este tipo de pintura. Después aplicaremos una o varias capas del color elegido - en mi caso veréis que tengo predilección por el rojo - y, finalmente, aplicaremos el Prime - optativo, sirve para fijar el color - y el Top Coat para sellarlo y darle brillo. 

¿Hasta aquí todo parece normal y sin mucha complicación verdad? El problema es que este esmalte no se seca "al aire" como los tradicionales, si no que necesita secarse con una lámpara específica - de LEDs o UV- entre capa y capa. Es decir... base coat +  lampara + color + lampara + color + lampara + prime + lampara + top coat. Además, depende de qué marca uséis, necesitaréis un "limpiador" de uñas para pasarlo suavemente una vez haya finalizado el proceso, ya que suelen quedar las uñas un poco aceitosas - y no, con agua no se quita... creedme -.

Recalcar que es MUY IMPORTANTE dejar secar bien en la lámpara cada capa, pues si no lo hacemos tendremos como resultado una manicura que se nos levantará y no nos durará.

¿Qué duración tiene?

Como he comentado antes, la duración es infinita, pero suele durar unas dos o tres semanas antes de que se note demasiado el crecimiento y quede "feo".

¿Cómo se quita este esmalte?

La forma de quitar el esmalte es muy compleja. Tenéis dos opciones y, para mi lo más relevante a la hora de elegir lugar dónde hacerlo  - si no lo hacéis en casa -, es la manera de quitarlo.

La forma más agresiva de quitar el esmalte es con el torno y limando el esmalte hasta que nos queda la "uña pura".  Como he dicho, es un método MUY AGRESIVO que no recomiendo para nada, pues deja las uñas quebradizas y débiles... - mi primera experiencia fue así -. 

Luego hay una forma menos agresiva y es con productos disolventes. Normalmente vienen ya con el pack de los pintauñas pero también los podéis comprar por separado. Yo lo que hago es mojar con acetona pura - o el disolvente en cuestión - un algodoncillo, liarlo en la uña y envolver el algodón y el dedo con papel de aluminio. Lo dejo durante unos 10-15 minutos y, con un palito de naranjo, voy removiendo lo que queda aunque, normalmente, suele saltar sin necesidad de removerlo.

Y si, lo sé, para hacer una review tendría que tener un antes y un después del esmalte en cuestión pero, por desgracia, no me dio tiempo a hacérmela. De todas formas... todos os podéis imaginar cómo queda una manicura recién hecha, ¿no?


Recomendaciones:

1. Hacerse una limpieza completa de manos el día antes de aplicar el esmalte, retirando bien las pieles y las cutículas. No es relevante hacerlo pero si que obtendremos una manicura más bonita y más duradera.

2. Dejar secar bien las uñas entre capa y capa, si  no estáis muy seguras de cuánto tiempo dejaros las manos bajo la lámpara... más vale 2 minutos y una manicura bien seca que 30 segundos y una manicura desastrosa.

3. Elegir bien el lugar donde hacerla - si no decides hacértela en casa -. Es importante saber qué técnica usan para eliminar el esmalte, siempre es mejor pagar un poco más y que tus uñas queden intactas que ahorrarte dos duros y que te las maltraten y queden quebradizas y dañadas.

¡¡¡Y esto es todo por hoy!!! 

Si queréis un día puedo mostraros como la hago yo en mi casa, paso por paso. 

El sábado tenéis post en Ruteamos y el próximo miércoles nos encontramos de nuevo por aquí. 

¡¡¡Hasta la próxima!!!

No hay comentarios :

Publicar un comentario